Juventud Rural Emprendedora Procasur
FIDA

Diálogo de Políticas

Si bien existe cada vez un mayor reconocimiento de las capacidades específicas de los y las jóvenes rurales para convertirse en actores estratégicos para el desarrollo, gran parte de éstos continúan viviendo en condiciones de exclusión y pobreza, debiendo enfrentar no solo los desafíos que cualquier joven debe superar para poder insertarse activamente a la sociedad, sino además deben superar su condición de marginalidad. Los y las jóvenes rurales viven en contexto de exclusión social, al no ser considerados como un grupo específico de la sociedad, con necesidades y demandas propias, y no cuentan con el mínimo de protección comparado con el resto de la sociedad. Los y las jóvenes rurales son un grupo heterogéneo, cuyas estrategias de vida dependen del acceso a diferentes tipos de capitales y recursos que varían según género, edad, etnia, contexto territorial, entre otros.

La exclusión en que vive la población joven es multidimensional, en cuanto no es solo política sino también social y económica, debiendo superar diversas barreras para poder llevar a cabo sus modos de vida. La escasez de mecanismos políticos explícitos de inclusión para la juventud rural en sus territorios, mantiene una situación que se caracteriza por la falta de oportunidades y acceso a servicios y recursos que influye directamente en sus estrategias de vida.